El Síndrome de Asperger y el arte

Con la pintura cambié más de 30 años de rechazo en aceptación total, con el arte pude sanar mi alma y espero hacer lo mismo con los que ven mi obra…[i]

 

     El 24 de agosto de 2016, en el Centro Cultural Borges, se expusieron las obras de la artista Cecilia Mendoza (Cez), basadas en fotografías del líder de Soda Stereo, Gustavo Cerati, en una exposición llamada “UN MAESTRO, UNA CAUSA, UN EFECTO“. La artista, tan sólo tres años antes había sido diagnosticada con el Síndrome de Asperger. El arte, específicamente la pintura, fue su forma de escapar de un constante acoso por parte de sus compañeros laborales debido a su dificultad a la hora de relacionarse con otros y a su falta de comunicación.

    “El síndrome de Asperger (…) de carácter severo y crónico, caracterizado por una limitación significativa de las capacidades de relación y comportamiento social, relacionado con el autismo y con consecuencias importantes, aunque variables en el desarrollo social, emociona y conductual del niño”[ii]. Fue descrito por primera vez por el pediatra austriaco Has Asperger. Es una condición del neurodesarrollo considerada como una entidad clínica independiente del autismo, y es reconocido hoy en día por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD). De 3 a 5 casos por cada 1.000 individuos son diagnosticados con SA.

       Es importante destacar que su actitud para con los demás puede parecer maleducada o desconsiderada pero por ningún motivo es malintencionado, sino que la estructura de su cerebro les permite manejarse de esta manera. Deben ser respetados desde su personalidad con respeto y amor, sin importar su particular manera de interpretar el mundo. Es indispensable generar vínculos de afecto y confianza para que entienda las indicaciones que se le dan, ya que no es posible pedirle cosas sin hacerlo de forma directa, imperativa.

    Las personas con SA presentan alteraciones de distinto grado en las relaciones sociales, en la comunicación, en la expresión y comprensión emocional y en la flexibilidad mental y comportamental. No presentan discapacidad intelectual a pesar de sus diferentes formas de aprender y enfrentarse a sus intereses. También es posible la hipersensibilidad hacia ciertos estímulos, como sonidos, olores, sabores. Suelen ser literales y presentan limitaciones para interpretar chistes y metáforas.

     Resumiendo las principales características clínicas del Síndrome de Asperger, se puede generalizar en:

  • Problemas en la comunicación y las relaciones sociales, falta de empatía.
  • Interacción ingenua, sencilla, inapropiada y unidireccional.
  • Pobres habilidades para hacer amigos.
  • Lenguaje pedante y repetitivo. Dificultades en comunicación no verbal.
  • Interés absorbente por determinados temas.
  • Falta de flexibilidad mental y comportamental
  • Movimientos torpes y poco coordinados.

    Cez, sin embargo, da su opinión con respecto a su SA para la revista Maleva, entrevistada por Gonzalo Sánchez Segovia: “(…) Yo creo que es una forma de ser que tengo. Me gusta mucho la soledad, estar en silencio. A veces la gente no lo comprende y se hace difícil (…) Con la pintura estoy horas y horas en silencio…”.[iii] También ha dicho en otras ocasiones que el arte “sanó su alma”, y que desea poder transmitir eso con sus obras. Explica que no comprende el lenguaje corporal ni ve los gestos, tampoco establecer empatía ni mantener un contacto físico con otros, y cómo eso parecía desencadenar los malos tratos de la gente, cuando ella no lo hacía de manera malintencionada. Ella es un ejemplo de cómo se puede interpretar de forma erronea la manera de manejarse en el mundo, en sociedad, de alguien con Asperger. Cez tomaba su carrera autodidacta en el arte como una terapia luego de recibir el diagnóstico de Asperger. Fue gracias a su marido, quien le pidió que encontrara una forma alternativa de manejar su angustia. Se enfocó, entonces, en aprender a través de Youtube de manera autodidácta con talleres, logrando de a poco manejar el óleo. Su principal influencia fue Soda Stereo, banda que escucha desde chica. Es interesante su forma de describir la sensación que la banda le da, ya que no lo considera fanatismo ni comprende en realidad el por qué sus fans se apasiona por ellos, no tiene forma de empatizar con ellos. Sin embargo, dice que se le abrió un mundo al conocer su música, un rasgo ya mencionado: interés absorbente por determinados temas.

    Existe la complejidad de diagnosticar el Síndrome de Asperger, ya que puede confundirse con otros trastornos debido a la pluralidad de diferencias en la expresión personal de los síntomas. A su vez, existe la posibilidad de que el SA puede asociarse a otros trastornos con perfiles similares. Es posible, además, que el SA genere la aparición de ansiedad y depresión ante su dificultad de no poder “adaptarse” en un grupo de amigos, familiares, laborales, etcétera.

    Considerando estas posibilidades, la identificación temprana (menos de cinco años) es inusual, a pesar de que sea lo mejor para poder tratar adecuadamente las características específicas del alumno/paciente y lograr un óptimo desarrollo personal. Los maestros podrían ser aquellos que comiencen a notar, desde una mirada subjetiva, las posibilidades de SA en el caso de que los padres no hayan considerado ya la posibilidad. De ninguna forma un maestro podría dar un diagnóstico, por lo que un profesional especializado es indispensable tanto fuera como dentro del aula.

    Un diagnóstico correcto permitirá describir a la persona en las distintas áreas de desarrollo, definir necesidades y priorizar objetivos, dar estrategias adecuadas de intervención y seguimiento, reajustar el programa en función de los cambios evolutivos. Las estrategias deben ser individualizadas y orientadas a mejorar la calidad de vida en todos los ámbitos, presentes y futuros. Los niños con SA responden de manera diferente a los demás alumnos, por lo que la actitud de aquellos que les enseñan debe ofrecer comprensión y afecto verdaderos.

    Uno de nosotros tuvo la experiencia de tener un alumno con SA. M tenía siete años en el momento, y era muy inquieta en el salón: se levantaba, corría, aplaudía. Para integrarla, ya que sus compañeros no comprendían por qué lo hacía en momentos que no parecían contextualizados en el aula, se utilizó como recurso el acompañarla en algunos de esos momentos. Por ejemplo, se le pidió a los compañeros que aplaudieran con ella como un juego para que resultara algo compartido y no aislado. Sin embargo, sí se dio una ocasión en la que un nene se sintió frustrado ante su manera de correr por el aula. Trató de detenerla, agarrándola por el brazo, lo que enojó mucho a M. Luego de una charla con los alumnos, se explicó por qué no debían molestarse ante ese comportamiento y el nene se disculpó con M, sin mayores daños. En cuanto a su manera de realizar las actividades propuestas, como dibujar y pintar, ella lo hacía a su ritmo. Si no parecía unirse a la clase cuando se presentaba el tema, sí lo hacía eventualmente al ver a los demás trabajar.

     Ante todo esto, queremos armar una propuesta en la que el arte sea una manera de aproximación del niño con SA a su propia creatividad, de explorar sus intereses de manera tranquila y desarrollar de esa manera la paciencia y la concentración. Nuestra propuesta de arte como método de no excluye al compañero, sino que en un contexto escolar el arte puede funcionar colectivamente, dándole a los niños para compartir intereses en común a través de la actividad artística, tanto la pintura como el dibujo, collage y cualquier otra actividad de mayor complejidad (dependiendo siempre del diseño curricular correspondiente), permitiendo, con el tiempo adecuado, la integración en conjunto con los métodos indicados. Sin embargo, y repitiendo puntos comentados anteriormente, el niño con SA requiere de un trato personalizado e individual, ya que no responden de la misma manera que otros y encontrarse a sí mismos en el arte, el poder dedicarse a una actividad tranquila que permita el desarrollo de la atención y la paciencia es fundamental para el autoestima y la optima capacidad de la persona con Asperger.

      Una posibilidad de afrontar las actividades es dividirla en partes pequeñas y, además, que cada una de ellas sean piezas que formen una obra final en conjunto y se reconozca el espacio de cada uno en esa obra, la participación y cómo influye cada sección con el resto de la composición. Puede ser una cuestión meramente de color, con manchas, o figuras geométricas, tipos de líneas, incluso collage. Esto le permitiría al grupo comprender que se puede influenciar positivamente en otros y que son todos parte de una comunidad pero que, a la vez, son distintos y su individualidad resalta. El niño con Asperger se verá compartiendo con otros desde su individualidad y sus compañeros, igual.

    Podemos concluir que el arte es un universo de posibilidades y una herramienta poderosa para aprender, conectarse con el mundo, con los otros y con uno mismo. El desarrollo de la creatividad es indispensable, además, para el momento de resolver problemáticas cotidianas y complejas, por fuera del aula y dentro de ella, sólo o acompañado y la necesidad inherente de aquellos con SA de encontrar una manera alternativa de socializar es un eje a seguir en consideración con las opciones que brindan las artes plásticas.

 


 

    A continuación, y como modo de cierre, anexamos la canción que le da nombre a la exposición de Cecilia Mendoza, con letra, en conjunto con la página en facebook de la artista.

 

En remolinos – Soda Stereo

Dejame vivir este sueño
El mejor que he tenido
Una flor, una flor, otra flor
Un maestro, una causa, un efecto
¿Quién sabrá el valor de tus deseos?
¿Quién sabrá?

Gira el sol, gira el mundo, gira Dios
Energía misteriosa, resplandor
Al flotar mi cuerpo en remolinos, resplandor
Otra flor

Paraíso, zona pura, perfección
Florecer mirándote a los ojos, perfección
Florecer mirándome a los ojos, perfección
Florecer los dos, florecer
Florecer los dos, florecer
Florecer


 

Bibliografía

 

[i] Gonzalo Sánchez Segovia, “ASÍ ES LA MUESTRA DE PINTURAS SOBRE GUSTAVO CERATI EN EL CENTRO CULTURAL BORGES”, 24/08/2016, Recuperado el 16 de agosto de 2017. Extraido de http://malevamag.com/asi-es-la-muestra-de-pinturas-sobre-gustavo-cerati-en-el-centro-cultural-borges-por-gonzalo-sanchez-segovia/

[ii] ZARDAÍN, Pilar C. GARCÍA, Gema Trelles, “El Síndrome de Asperger”, Asociación Asperger de Asturias, 2009, pag. 10

[iii] GONZALO SÁNCHEZ SEGOVIA, “ASÍ ES LA MUESTRA DE PINTURAS SOBRE GUSTAVO CERATI EN EL CENTRO CULTURAL BORGES”, 24/08/2016, Recuperado el 16 de agosto de 2017. Extraido de http://malevamag.com/asi-es-la-muestra-de-pinturas-sobre-gustavo-cerati-en-el-centro-cultural-borges-por-gonzalo-sanchez-segovia/

Florencia Agustina Pérez

Heber Martínez

Lihuen López

Anuncios

2 Comentarios

Responder a Cecilia Mendoza Cancelar respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s